• Pinky, Pinky araña
(Vanesa Núñez Ortega)
araña.jpg


1. ¿Qué nos aporta la música?


Con la música podemos expresarnos y comunicarnos. Es un recurso esencial que debemos fomentar en el aula.

Gracias a ella, los niños adquieren muchas capacidades, como por ejemplo:
  • Fomentar el sentido rítmico.

  • Adquirir desinhibición en el uso de la expresión corporal (tanto sonidos, como movimientos).

  • Estimular la concentración.

  • Discriminación auditiva (diferenciar los momentos de silencio de los sonoros).

  • Fomentar valores, como por ejemplo, el compañerismo o la constancia.

  • Estimular la inteligencia y creatividad (por ejemplo, cuando los niños crean la letra de una canción).

2. Actividades musicales útiles para el profesor.

Existen una amplia variedad de actividades musicales que nos pueden ser de utilidad a la hora de impartir


una clase de música. A continuación podéis ver algunos elemplos:

  • Crear la letra de una canción, basandose en una melodía que el profesor les ofrece. (Y viceversa)

  • Crear un acompañamiento utilizando unicamente el cuerpo (pitos, palmas, silbidos...).

  • Formando pequeñas orquestas en el aula. Podemos dividir a los alumnos en pequeños grupos, a los


cuales les daremos diferentes instrumentos. Los niños deberán inventarse un ritmo con ellos. Es una


buena manera de trabajar los diferentes instrumentos que existen.


  • Representar una canción, ya sea teatralmente o simplemente con movimientos.

  • Cantar una canción, dividiendo la clase en grupos, creando distintas voces.

  • El profesor hace sonar (de uno en uno) una serie de instrumentos. Los alumnos tienen que adivinar que

instrumento es, simplemente por el sonido.

  • Cada niño tienen un objeto o instrumento distinto. El profesor de espaldas a los niños, hace sonar uno de

ellos y el niño que lo tenga igual, toca el suyo.

  • Reconocer sonidos producidos por agentes naturales; el canto de un pájaro, el ladrido de un perro, el sonido

de la lluvia, un despertador, un trueno...

  • Realizar danzas (populares, étnicas...) .

  • En parejas, uno de los componentes deberá estar con los ojos cerrados y su compañero será el encargado de

tocar un instrumento. El primero debe encontar a su compañero sin ayuda de la vista.

El mismo ejercicio realizado con todas las parejas a la vez, lo hace bastante complicado. Además de ubicar

espacialmente a su compañero, cada uno deberá diferenciar el sonido que produce el instrumento de su pareja de

todos los demás.

3. Mi canción.

La elección me resultó dificil. Hay muchas canciones infantiles entre las que elegir. "El Señor Don Gato", "Tengo

una muñeca vestida de azul", "Jugando al escondite".... pero solo podía escoger una. Y finalmente, me decidí por

"Pinky Pinky araña". Es una sencilla canción que me trae muy buenos recuerdos, ya que era una de las canciones

que empecé a cantar durante mi primera experiencia como educadora.


3.1. Letra de la canción:

Pinky Pinky araña,subió a la montaña,vino la lluviay se la llevó.Salió el Soly se secó la lluvia.Y Pinky Pinky araña,otra vez subió.


3.2. ¿Cómo podemos trabajar la canción en el aula?

A la hora de enseñar una canción a nuestros alumnos, tenemos que tener en cuenta una serie de pasos:
  • 1º Paso: lo primero que hacemos es hablar con los niños sobre el tema o historia de la canción. De este

modo, les introducimos en un contexto y les será más sencillo su aprendizaje.

  • 2º Paso: A continuación, el docente canta la canción (él solo, como presentación). Así los niños se

acostumbrarán a la melodía y ritmo.

  • 3º Paso: El aprendizaje de la letra lo llevaremos a cabo en forma de "eco". Es decir, a medida que cantemos

la canción, haremos un gesto con la mano a los niños para que la repitan. Llevaremos a cabo ésto repetidas veces.

  • 4º Paso: Podemos ir añadiendo gestos y mucha expresividad. Es importante que los niños consigan imitarnos y

poco a poco irán asimilando la canción.

  • 5º Paso: Una vez que los niños hayan aprendido la canción, podemos incluir dramatizaciones, juegos corales

o musicales (cantar a diferentes coros, incluir instrumentos musicales, inventar estrofas diferentes...)...


3.3 Audición de la canción.

Poseemos muchas posibilidades a la hora de acompañar musicalmente una canción. Podemos utilizar

instrumentos musicales, nuestro propio cuerpo (palmas, pitos, silbidos...), objetos cotidianos (una botella de

agua, una caja de cartón, hojas de papel de periódico...) ...

1º Audición

Podéis escuchar la canción con el simple acompañamiento de una guitarra, sin seguir una partitura concreta,

sino, tocando la guitarra libremente, dejándonos guiar por el ritmo y melodía de la canción.




2º Audición

En este caso, sumamos al acompañamiento de guitarra, una sonaja y sonidos corporales (se repite continuamente la

siguiente seríe de sonidos: palmada-palmada-pitos-pitos).